HISTORIA

Según la tradición, los Quesos de Rosca se almacenaban colgados como en la recreación

Castilla y León tiene una gran tradición quesera. Durante la Edad Media, una gran parte de  la  economía de los Reinos de Castilla y de León se  basó  en la   ganadería  ovina   en régimen   de trashumancia, siendo buena prueba de ello los florecientes mercados de ganado sobre los que giraba la actividad económica.

 

Dentro  de  este  contexto,  las  familias queseras  desarrollaron distintos tipos de quesos, con   distintas  formas  en función de  la   sofisticación   del   productor,   de la forma de almacenamiento  y de la materia prima disponible  para  la fabricación de los moldes, que podían estar hechos de plantas trenzadas, arcilla cocida o madera. Posteriormente, algunas familias atravesaban los quesos con una vara o una soga formando ristras que colgaban del techo para mantenerlas alejadas de los animales. El resultado era un queso con un agujero central: El Queso de Rosca. 

 

 

El  queso  es  un  producto   cotidiano   en Castilla  y  León.   Es  una reminiscencia esencial  de la vida  en las zonas rurales, con  la experiencia artesanal ganada a lo largo de siglos. Un producto básico de la alimentación diaria.

El   Queso   de  Rosca  Castilla   y   León es  un  saludable   alimento,   y un   magnífico acompañante de diversos platos.

AVISO TM.

Queso de Rosca es un producto protegido como Marca Tridimensional

Cualquier intento de copia de la marca y/o de su formato será perseguido mediante

las acciones judiciales civiles y penales pertinentes.

 Sólo los productores publicados en esta web podrán utilizar la marca y su formato garantizado por el Sello de Garantía de Queso de Rosca Castilla y León

Historia

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Queso de Rosca Castilla y León